El final

Era tan volátil, cambiaba de pasión tan rápido como ensombrece el cielo en un anochecer. Su apetito sensitivo no terminaba de determinarse, tan así que de estudiar francés pasó a naufragar en un mar de números aspirando ser ingeniero, sin embargo se dedicó al género literario.

Seguir leyendo