Pedernal

Su ojo perplejo

ante las brasas del fuego

que sin pudor le penetran la piel.

La incandescencia lo hizo volver

a  donde antes se olvidó


No intentó lo imposible

pero fracasó,

y en cuotas paga su desdicha


Ante la lumbre 

baila al ritmo de un acorde sin sentido

y no se permite pestañear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s